martes, 25 de diciembre de 2012


¿SE DEBE DAR ARENA A LOS
 
CANARIOS?

            Hay criadores que no proporcionan arena a sus canarios argumentando que están tan sanos como aquellos a los que se les da; en definitiva que no encuentran ninguna diferencia.

            Sin embargo, la realidad biológica es que muchas clases de pájaros salvajes comen arena como parte de su dieta básica; ellos han desarrollado instintivamente esta conducta a lo largo de millones de años, igual que han desarrollado instintivamente su capacidad para hacer el nido, bañarse, buscar y comer semillas, etc.

            Hace casi 200 años que los criadores de diversos países les dan arena a sus canarios en un recipiente a parte o mezclada con los granos, y en las pajareras y voladeras el suelo suele ser de arena o recubierto de ella, donde los pájaros pasan mucho tiempo picoteando.

Si damos agua a los canarios .es, porque la beben, si les damos determinadas semillas es porque por la construcción de su pico son Fringílidos, es decir, comedores de semillas y si les damos arena es porque activamente la buscan en cuanto tienen ocasión.

Los canarios, y otras muchas aves, tienen un órgano digestivo especializado llamado molleja, el cual tiene como misión moler las semillas para poderlas digerir ya que las aves no tienen dientes para poder hacerlo. La molleja está for­mada por unas masas musculares muy fuertes y recubiertas de una tejido muy resistente a la abrasión y emplea la arena para deshacer las semillas y así permitir que los jugos digestivos puedan continuar más fácilmente 'con el proceso digestivo. Toda la molleja está interiormente recubierta de piedrecitas que muelen las semillas como un molino.

Las pequeñas piedrecitas que ingieren los pájaros pronto son pulverizadas por el roce entre ellas y con los granos. Si son minerales solubles, como la piedra caliza, pasan a la sangre y se utilizan por el organismo para la formación de las plumas, huesos, cáscaras de huevo, etc. o como minerales para otras funciones orgánicas. Si son insolubles, como el cuarzo, granito, pasan por el tracto digestivo y se expulsan al exterior cuando con el desgaste se han hecho muy pequeñas.

Una prueba de la necesidad que tienen los canarios de arena, consiste en dejarles sin ella, y sin jibia, durante un mes. En cuanto se les pone arena, o jibia, o se les suel­ta en un voladero con suelo de arena, inmediatamente se ponen a comer arena.

Hoy en día estamos llenos de productos que nos ofrecen las casas comerciales: vitaminas, oligo­elementos, minerales, pastas de la más variada composición, ionizado­res del aire, probióticos y todo lo que uno pueda y no pueda imaginar. Quizá olvidamos que los canarios son aves que han vivido y viven en libertad, y que casi todas las razas actuales han sido creadas en épocas recientes en las que se ha seguido un método consistente en imitar a la naturaleza. Personalmente creo que se debe seguir ese método: granos frescos (con poder germinativo), verdura y fruta, pasta con pan o bizcocho, huevo, granos germinados, jibia, arena a ser posible de playa o caliza y si es posible sol y amplio espacio para volar es todo lo que los canarios necesitan para estar sanos y fuertes. Las casas comerciales darán mil y un argumentos para decir que se deben utilizar tales o cuales productos, ya que ese es su negocio. Llevo 40 años criando canarios y he probado de todo, y estoy volviendo a métodos lo más naturales posibles: son los que me han dado y me dan mejores resultados.
 
Ángel Rodríguez Cardeña


No hay comentarios:

Publicar un comentario